¿Los entrenamientos son dolorosos?

No. Nuestros entrenamientos no pueden ni deben producir sensaciones o estímulos dolorosos; debe haber un feedback constante con tu kinesiólogo(a), comunicarle como te sientes y que sientes en cada momento para que la intensidad del estímulo procedente del electroestimulador en ningún caso supere tus umbrales motores y te puedan producir sensaciones no deseadas.